• Manati de las Indias o vaca marina

    El manatí de las Indias occidentales o bien vaca marina (Trichechus manatus) están clasificado como ´vulnerable´ por la IUCN y se hallan en la lista de los animales en riesgo de extinción bajo la ´Ley de los EE. UU. de mil novecientos setenta y tres para las Especies en riesgo de extinción, como enmendada´, como en otras muchas reglas de protección de diferentes países. 

    Manati de las Indias o vaca marina


    Está clasificado como frágil en tanto que el número de adultos es de menos de diez ejemplares si charlamos de las dos subespecies juntas. Además de esto se espera que reduzca la población a un ritmo de un diez por ciento en las próximas tres generaciones (veinte años) a resultas de la pérdida de hábitat y factores antropogénicos.

    Estos manaties tiene 2 subespecies reconocidas: 

    El manatí de Florida (Trichechus manatus latirostris)con 4 subpoblaciones distinguidas : En el mes de enero de dos mil uno se contaron tres mil trescientos manatíes, estimando dos mil trescientos diez ejemplares adultos y está en Riesgo de Extinción 


    El manatí de las Antillas (Trichechus manatus manatus) : Se calcularon cuatro mil cien ejemplares con una media de dos mil trescientos setenta y ocho, y está en Riesgo de Extinción.

    POBLACIÓN ESTIMADA DE LOS MANATÍES

    Manati de las Indias o vaca marina

    Las poblaciones de manatíes anteriormente redujeron primordiálmente por el consumo de su carne por las personas, sin tener en consideración que son mamíferos que tienen una baja tasa reproductiva. En nuestros días las poblaciones existentes son perjudicadas, además de esto, por actividades humanas relacionadas con el intenso desarrollo de las zonas ribereñas, entre otras muchas amenazas. 

    En la actualidad si bien los manatíes se hallan presentes en más de veinte países, la mayor parte de ellos cuentan con poblaciones de menos de cien individuos. 

    En Panamá, por poner un ejemplo, se considera que las poblaciones de manatíes han disminuido en Panamá. Y es que si bien Panamá tiene la costa más extensa del Caribe en la América Central, su hábitat apropiado es limitado. El total de los manatíes en el país es posible que sea tan bajo como de cuarenta y dos a setenta y dos individuos (Mou Sue et al. mil novecientos noventa). 

    Se calcula que en Puerto Rico la población es de unos sesenta a doscientos cincuenta individuos. 

    Se estima que en Colombia la especie ha venido reduciendo de manera rápida de su área original de distribución primordialmente debido a la caza (Trujillo et al. dos mil seis). 

    CARACTERÍSTICAS de los manaties 

    Del manatí de las Indias Occidentales no había mucha bibliografía ni estudios hasta hace parcialmente poco, si bien parece que se está tomando conciencia del tema y cada vez se halla más información a este respecto de esta especie. En el presente artículo hemos querido poner información general respecto a estos mamíferos marinos, que aguardamos que sea útil. 

    Antes de nada, mentar que la primera observación registrada de manatíes en América data de mil cuatrocientos noventa y tres en una expedición de Cristóbal Colón, si bien no obstante, prácticamente todo cuanto se sabe de manatíes se ha aprendido en los últimos veinticinco años, y en mayor medida en los últimos diez años. 

    Estos mamíferos marinos son miembros del Orden Sirenia, un conjunto singular de mamíferos acuáticos que se nutren de materia vegetal. 

    Como curiosidad, su nombre científico Trichechus manatus, viene del heleno tri (3) y chechus (uñas) y de la lengua indígena Caribe manati que significa con mamas. 

    Manati de las Indias o vaca marina


    Los manatíes son los únicos mamíferos marinos solamente herbívoros. Dado a que las plantas tienen un bajo contenido energético y a que estos son tan grandes, los manatíes precisan comer nada menos que la décima una parte de su peso día tras día para conseguir la energía precisa. Esto es, precisará consumir unos cincuenta kg de plantas a diario. Por lo tanto su metabolismo es muy lento; esto asimismo afecta a que al poder enfermar en zonas con temperaturas bajas, donde les costaría sostener la temperatura ideal, precisen vivir en aguas tropicales o bien subtropicales. 


    Consumen plantas y pastos sumergidos, flotantes o bien emergentes de agua dulce, sin ser realmente selectivos a este respecto. Incluso así, si puede ser, semeja que prefieren consumir la yerba de manatí (Syringodium filiforme) y la yerba de tortuga (Thalassia testudinum). 

    Pueden llegar a medir hasta más de tres m y pueden pesar una media de quinientos ? seiscientos kg. Las hembras son mayores que los machos. No obstante, se han observado individuos que miden hasta 4 metros con un peso de hasta mil quinientos kilos. 

    Del mismo modo que el resto de mamíferos marinos respiran aire fuera del agua, con lo que suben a la superficie a tomar aire. Cuando descansan pueden subir a tomar aire cada veinte minutos, al tiempo que cuando están activos precisan tomar aire cada tres o bien cinco minutos. Además de esto, precisan renovar de forma muy eficiente el aire de sus pulmones para tomar el máximo de aire nuevo; así pueden llegar a intercambiar el noventa por ciento del aire de sus pulmones cuando salen a respirar. Cuando se sumerge, los 2 agujeros nasales, localizados un tanto más arriba de la boca, se cierran herméticamente. 

    Entre ellos se comunican a través de un coro de voces que suena como rechinidos. Los sonidos que hacen pueden se escuchados por el hombre

    En lo que se refiere a sus peculiaridades morfológicas, sus ojos son pequeños y sus orejas carecen de pabellón externo. Los huesos son exageradamente espesos y los huesos largos y costillas carecen de cavidad para la médula. Su piel esta finamente arrugada, con 5 centímetros de espesor, cubierto por norma general por algas y pequeños moluscos. La cabeza se ensancha y se une sin cuello ni hombros. 

    Además de esto su cuerpo es fusiforme, de color gris a negro, con una cola horizontalmente aplanada como zapa y sin miembros siguientes. Los miembros precedentes están cambiados en aletas en forma de remos y presentan uñas a los extremos. Las aletas las emplean para nadar, coger comestible, o bien aun abrazar a otros manatíes. El morro es desnarigado y los sustanciosos labios flexibles están provistos de cerdas sensoriales 

    Respecto a su boca, está amoldada para la vida herbívora. No tienen dientes frontales, solo molares. Además de esto, como ocurre en otras especies, al gastarse un molar frontal se mueve cara delante, y una nueva pieza aflora atrás. 
    Tienen un labio superior grande y partido. Los lados derecho y también izquierdo pueden moverse de forma independiente para capturar y desplazar a el alimento a su sitio. Tras los labios hay unos parches llenos de bordes que resquebrajan los comestibles en piezas más pequeñas antes que los molares los muelan por último. 

    Con fuertes movimientos cara arriba y cara abajo, usan la cola para impulsarse por el agua. En general se mueven a unos cuatro con ocho a ocho km/h, con lo que ver nadar a los manatíes, es como ver un ballet en cámara lenta, mientras que se retuercen y dan volteretas sigilosamente en su hogar acuático. 

    Tienen una esperanza de vida de unos setenta años. 

    Respecto a sus hábitos, son por norma general solitarios, si bien pueden ser vistos en pares o bien en pequeños conjuntos hasta de trece individuos al unísono. Estas agrupaciones no obstante, la mayor parte de las veces son temporales. En ciertas zonas son más durables 

    En el momento en que una hembra puede reproducirse se reúnen múltiples machos a su alrededor, formando una manada reproductora. Tras la reproducción se volverán a separar. Las madres y las crías sí que sostienen contacto a lo largo de un tiempo, comunicándose con sonidos. Las crías se nutren de la madre a lo largo de prácticamente un año, si bien continuarán juntos a lo largo de un par de años. 
    Las crías de manatí al nacer pesan treinta kg y ya miden uno con veinte m. 

    Son lentos reproductivamente hablando en tanto que alcanzan la madurez sexual a los diez años, y su periodo de gestación dura un año, tras lo que su cría continuará junto a ella unos un par de años. Las hembras se reproducen cada tres a cinco años. 

    Entre otras muchas cosas, se sabe que asisten a sostener libre de flora los canales de irrigación y de transporte, con lo que es un añadido a la relevancia que pueda tener para el hombre esta especie.


  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :